Descarbonatación

descarbonatacin 1

 

 

La preocupación en torno al agua de grifo siempre ha estado centrada en su calidad. Según el último informe sobre calidad del agua de consumo del Ministerio de Sanidad, el 99,7 % de las aguas son aptas para el consumo en España, o sea, cumplen todos los requisitos sanitarios. Agua de calidad entendida como agua potable. Pero muchas veces surgen dudas sobre la calidad del agua. Mayormente, basadas en sus cualidades organolépticas, es decir, en su sabor y olor.

Uno de los aspectos que influyen en las propiedades organolépticas del agua es su dureza. Se denomina dureza del agua a la cantidad de minerales disueltos, sobre todo sales de calcio y magnesio, presentes en el agua. Esta es una característica que también merece ser estudiada porque, aunque no afecta a la salud y al medioambiente, provoca inconvenientes al consumidor e incide en la economía doméstica.
 

En el territorio español, el nivel de dureza varía mucho entre provincias. Esta diferencia proviene del terreno por donde fluye el agua antes de su captación. Es, por tanto, inherente a cada zona o región. Cuanto más calcárea es la zona, mayor dureza presenta el agua. En líneas generales, en la mayor parte de España, el agua es dura, es decir, presenta un alto contenido de calcio y magnesio.
 

En una clasificación de la dureza del agua,  hablamos de los siguientes tipos de agua en cuanto a su dureza:

¢   Aguas blandas: concentración de menos de 50 mg/l de carbonato cálcico o 5 grados franceses

¢   Aguas ligeramente duras:  concentración de entre 50-100 mg/l de carbonato cálcico, entre 5 y 10 grados franceses

¢   Aguas moderadamente duras:  concentración entre 100 y 200 mg/l de carbonato cálcico, entre 10 y 20 grados franceses

¢   Aguas muy duras – concentración de más de 200 mg/l de carbonato cálcico, más de 20 grados franceses



schema_decarbo_suez

La dureza del agua no tiene efectos negativos para la salud y el medio ambiente, pero, por el contrario, sí provoca inconvenientes y supone un coste añadido para el consumidor. Hablamos de la obstrucción de tuberías debido a la cal, de la necesidad de utilizar más agua y jabón en la ducha diaria porque la dureza del agua impide que se haga espuma o cuando se lava la ropa, de la acumulación de cal en las fibras que deja la ropa áspera,…

Según estudios realizados, los consumidores de agua dura, llamada «calcárea», están 2 veces menos satisfechos de la calidad del agua que aquellos que se benefician de un agua descarbonatada. La mayoría mencionan la cal como motivo de insatisfacción. Su impacto en el día a día se vive, a menudo, como una situación inevitable.

Estos consumidores tienen una percepción degradada de la calidad del agua y, en términos más generales, de la calidad del servicio público.

Entre los numerosos inconvenientes que las aguas duras generan, algunos están ocultos y son la causa del aumento gradual del gasto corriente de los hogares sin que los consumidores sean conscientes de ello. Para prevenir estos problemas a escala de una región, se puede implementar una descarbonatación colectiva en las plantas de producción de agua potable con el fin de reducir en su origen las sales presentes en las aguas.

La descarbonatación centralizada permite a los consumidores beneficiarse en el día a día de un agua que da mayor satisfacción en su consumo.

 

 

¿De qué hablamos?

En el lenguaje común, la cal hace referencia tanto a la causa, la dureza del agua, como a la consecuencia, la cal (depósitos) que se forma en diferentes condiciones durante el uso doméstico del agua. La cal es un compuesto de calcio (Ca2+) o magnesio (Mg2+) y carbonatos (CO32-).

La descarbonatación tiene como objetivo reducir la dureza del agua mediante la eliminación de iones de calcio y de carbonato de manera que no se combinan entre sí para formar la cal.

El desendurecimiento tiene como objetivo reducir la dureza del agua mediante la sustitución de los iones calcio y magnesio (reducción del contenido de Ca2+ y Mg2+) por otros iones cargados positivamente para que no se combinen con los iones de carbonato.

Por abuso del lenguaje, los términos desendurecimiento y descarbonatación se utilizan, a menudo, para diferentes tratamientos de la dureza del agua.

 

Descarbonatación colectiva

Elegir tratar las aguas duras de su ciudad/municipio significa ahorrar a la vez que mejorar el nivel de satisfacción de los consumidores.

Tanto si se incluye en el proyecto de construcción como en un proyecto de rehabilitación de una instalación, su implementación consiste en añadir una etapa de tratamiento específico en la línea de producción de las plantas de agua potable para los iones responsables de la dureza del agua. 

Si la tecnología de tratamiento seleccionada depende, en primer lugar, de la composición mineral del agua bruta, heterogénea de una zona a otra, los siguientes criterios permiten seleccionar la que más se adapta:

¢ los tratamientos existentes,

¢ los objetivos de tratamiento que se determinen,

¢ el nivel de compacidad que se busque,

¢ los costes de reactivos,

¢ las soluciones locales de evacuación de los subproductos y los costes asociados

 

Una gama completa de soluciones para todos los tamaños de instalaciones 

 

Descarbonatación química

Descarbonatación química

Descarbonatación fisicoquímica

Descarbonatación físicoquímica


Reactor de recirculación
A partir de 100 m3/h

 
Reactor catalítico
A partir de 100 m3/h

 
Resina de intercambio de iones
Hasta 500 m3/h

 
Ósmosis inversa / Nanofiltración
A partir de 20  m3/h


Proceso particularmente adecuado para aguas turbias y cargadas de materia orgánica.


Proceso compacto
adecuado para el tratamiento de aguas de elevada dureza y poco cargadas de materia orgánica y MES.

 


Proceso
adecuado para pequeñas instalaciones de producción de agua con aguas claras sin MES.

 

Proceso adecuado para las aguas denominadas « difíciles » que presentan numerosos parámetros específicos a corregir (dureza, pesticidas, nitratos, sulfatos,…).

Densadeg® 

Gyrazur®

Softazur™ R

Softazur™ M

softazur d_densadeg

softazur c_gyrazur

softazur r_intercambio iones

softazur m_nanofiltracin

 

¡Nada se pierde!

Los subproductos de descarbonatación son valorizables :

simbolo reciclaje

 

¢ en agricultura, como fertilizante a base de calcio,

¢ en la industria, en sustitución de la cal,

¢ en obras, como material de fabricación de bloques o bordillos